PARA LA EMPRESA

  • Fortalecer la política de Prevención de Riesgos Laborales, ayudando a afrontar y prevenir las principales causas de absentismo y bajas laborales: dolores de espalda, lumbares, cervicales, dolores de cabeza, etc.
  • Evita la Pérdida de productividad por bajas médicas y personal poco centrado.
  • Disminuye los costes económicos y de organización derivados de las bajas y ausencias provocadas por las lesiones músculo-esqueléticas.
  • Mejora del ambiente y las relaciones entre los equipos de trabajo.
  • Refuerza las políticas corporativas de cuidado y compromiso con la salud de los empleados.

PARA EL ASISTENTE

  • Se desarrollan las capacidades necesarias para aplicar las estrategias de construcción postural más adecuadas a cada situación.
  • Se mejora la comprensión del significado de los dolores y tensiones del cuerpo y proporciona estrategias para solucionarlos.
  • Se aprender a identificar y resolver los signos y síntomas de estrés físico.
  • Se obtiene autonomía para tratar y afrontar las situaciones diarias con menor riesgo para la salud.
  • Se obtiene autonomía para prevenir y afrontar lesiones músculo-esqueléticas, así como ayuda para disminuir su incidencia en la actividad profesional.
  • Se mejoran los hábitos diarios.